El Beso | Gustav Klimt

El beso | Gustav Klimt | 1907-1908 | Pintura | Art Nouveau | Óleo sobre lienzo | 180 x 180 cm | Galerie Belvedere, Schloss | Viena

Esta obra tan popular del pintor austriaco, Gustav Klimt, es uno de los mejores ejemplos del Art Nouveau, aplicado a la pintura.

Fue expuesto en la Kunstschau de 1908, donde Klimt consiguió 2 grandes éxitos, vender el Retrato de Emilie Flögel y El beso, este último adquirido por el Estado austríaco para la Galeria de Arte Moderno. Curiosamente la mujer que sale en este cuadro tambien sería Emilie Flögel, su amante en ese momento.

Gustav Klimt era conocido por su apetito sexual, que se refleja en sus, al menos, 14 hijos con distintas mujeres. No es de extrañar la temática que normalmente utilizaba en sus obras.

En cuanto a la obra, estamos ante la obra cumbre del periodo de oro, como se denominaría debido a los materiales que utilizaba para realizar sus cuadros. En esta obra se elimina por completo el espacio y la profundidad, reflejando a ambos cuerpos en un sólo “bloque”, donde el espacio es reducido. La intimidad que transmite la obra es magnífica, donde la importancia de la misma es vital.

El uso del color, en su periodo de oro, obviamente invita a la detallada observación. Los elementos florales del lugar donde se situan son un acierto, para rodear a la obra de un aura irreal e idealizada.

El volumen no se presenta en la obra de manera importante, ya que se buscaba crear unos cuerpos planos, donde la importancia es el núcleo de la pintura, no su realismo.

Aunque las figuras están “abrazadas”, su posición es tensa. La posición de las figuras, la fuerza que transmiten las manos masculinas sobre la cara de la mujer, e incluso la posición de sus cuellos, que no es natural, y transmite tensión.

Sin lugar a dudas, la mejor obra de Klimt y un gran ejemplo de la calidad artística que puede alcanzar el Art Nouveau.

El Beso - Gustav Klimt


Contenido propio bajo una licencia Creative Commons

©Disfrutar el Arte