El rapto de Proserpina | Gian Lorenzo Bernini

El rapto de Proserpina | Gian Lorenzo Bernini | 1621 – 1622 | Escultura | Barroco | Mármol | 225 cm | Galleria Borghese | Roma

Cuando hablamos de Gian Lorenzo Bernini, no hablamos de uno más, sino el que es probablemente el mejor escultor de toda la historia del arte, y el mayor ejemplo de la escultura barroca que hay en Italia. Las mejores esculturas de Bernini podemos encontrarlas por muchas calles de las ciudades de Italia, aunque si hay un lugar donde hay una gran concentración de maravillas de este escultor y pintor italiano, es la Galleria Borghese de Roma.

Bernini tenía solamente 23 años cuando realizó esta obra. Cuenta la historia de 2 personajes, Proserpina y el dios Pluton. La historia de este rapto está sobrecargado de dramatismo e intensidad, donde el dios está intentando llevar a Proserpina al inframundo, mientras que ella se resiste.

Como la mayoría de las obras iniciales del joven Bernini, esta también fue comisionada por el Cardenal Scipione Borghese, que organizó una colección pictórica, escultórica y de gran diversidad cultural y científico en un edificio de extraordinaria talla como es la Villa Borghese, actualmente Galleria.

El Cardenal le pagó un total de, al menos, 450 escudos a Bernini por esta obra. En 1908 formaría parte del estado italiano, y desde entonces formaría parte de la colección de la Galleria Borghese.

El Rapto de Proserpina..

Estamos ante un grupo escultórico exento, realizado en mármol, donde prima el movimiento de las figuras y la tensión de las mismas sobre la idealización. Con la posición de las figuras (donde Proserpina nunca llega a tocar el suelo), consigue un juego de sombras y luces que roza la perfección. El volumen de las figuras está elevado al máximo, como buena escultura barroca.

El movimiento de los cabellos, las expresiones faciales y la posición de los brazos de ambas figuras engloban una obra teatralizada donde el dramatismo es el protagonista. No debemos de olvidarnos de el cancerbero que se encuentra en la parte trasera del grupo escultórico y que facilita la contextualización de la obra.

Para finalizar, destacar el realismo del grupo, con detalles como las marcas en la piel de Proserpina, causadas por la presión de las manos de Plutón, que resumen a la perfección de la maestría que poseía Bernini, en la modelación del mármol, ya a tan pronta edad.

El Rapto de Proserpina

Contenido propio bajo una licencia Creative Commons.

©Disfrutar el Arte

Advertisements

El beso | Auguste Rodin

El beso | Auguste Rodin | 1882-1889 | Escultura | Impresionismo | Mármol |1,82 m x 1,12 m x 1,17 m | Musée Rodin | París

Una de las obras maestras del escultor francés, Auguste Rodin, representa “El beso”, obra realizada en marmol que representa a Paolo y Francesca da Rimini, ambos personajes clave del libro “La Divina Comedia”, escrita por Dante Alighieri. La historia cuenta como ambos fueron asesinados por Gianciotto Malatesta, el cual era el esposo de Francesca y  el hermano de Paolo. La razón del porqué este crímen fue precisamente lo que vemos, el beso entre ambos, adulterio, que sería el final de ambos a posteriori.

En 1881 ya tenía el modelo realizado y lo expuso en Bruselas con el nombre de “Francesca da Rimini”. Los críticos sugirieron que se cambiara por algo más sutil, siendo finalmente conocida como “El beso”.

En lugar de dotarle de las características típicas del romanticismo, Rodin aquí decide mandar un mensaje claro, dejando a ambos personajes desnudos, totalmente planos, dando lugar sólo a un significado carnal, donde la pasión es el principal late motiv.

La posiciones de ambas figuras toda de movimiento al conjunto, cosa nada fácil; mientras que el volumen de las figuras y la idealización de las mismas, genera una cierta teatralidad.

Actualmente hay 4 ejemplares de esta escultura, siendo 3 realizadas por el propio autor.

  • La primera se encuentra en el Museo Rodin de París.
  • La segunda se encuentra en la Tate Gallery de Londres.
  • La tercera se encuentra en la Ny Carlsberg Glyptotek de Copenhague.
  • Y la cuarta, realizada por el escultor Henri Greber, se encuentra en el Museo Rodin de Filadelfia.

El Beso

Contenido propio bajo una licencia Creative Commons.

©Disfrutar el Arte